Mobile Version Hide

Parece que está accediendo a esta página por medio e Internet Explorer 6. Ya no es posible acceder a ella con este navegador.
Para una búsqueda más fiable y segura se recomienda utilizar uno de estos navegadores:

Firefox / Safari / Opera / Chrome / Internet Explorer 8+

Vídeo

Hace algún tiempo cambié mi equipo fotográfico Sony por uno de Olympus, pensando en hacer un viaje en moto por Europa. Esto, por supuesto, supone cambiar no solo la cámara, sino también los objetivos.

La elección del objetivo no es solo cuestión de números, también importa su aspecto y el efecto asociado que produce en quien lo ve. Cada objetivo tiene una forma diferente de componer la imagen y unas capacidades para la profundidad de campo y el efecto ambiente. Estos factores pueden utilizarse como elementos estilísticos para influir en las emociones del público.

Veamos las distancias focales en las que prefiero trabajar en mis proyectos de vídeo y los objetivos que utilizo.

Retratos 25-40 mm:

La mayoría de objetivos que utilizo tienen una apertura F2.8, que permite crear un bonito efecto bokeh (fondo desenfocado). En cuanto al rango focal para retratos, lo que valoro más es que a pesar de que haya poca distancia entre la cámara y la modelo y entre la modelo y el fondo, sea posible crear un efecto suave de fondo desenfocado y que no se pierda detalle en la imagen. Para cubrir este rango, yo utilizo el M.Zuiko Digital ED 12-40mm F2.8 PRO porque me ofrece una gran flexibilidad para cambiar entre fotografía de paisajes y retratos. De hecho, este es mi objetivo favorito y lo utilizo muy a menudo.

Gran angular 7-25 mm:

Gracias a su excelente profundidad de campo, esta distancia focal le proporciona al fotógrafo una visión general de toda la escena. Todas las partes de la imagen presentan un gran detalle, aproximándose a la visión del ojo humano y proporcionando un efecto informativo. Me permite cubrir bien el rango 12-25 mm con el M.Zuiko Digital ED 12-40mm F2.8 PRO que, como ya he dicho anteriormente, es uno de mis favoritos. Si la escena es un poco más extrema, me gusta utilizar el M.Zuiko Digital ED 7-14mm F2.8 PRO. Con este objetivo puedo capturar mucho más contorno. A mí me gusta especialmente jugar con la simetría en elementos arquitectónicos.

Primeros planos:

Al grabar vídeos, los primeros planos siempre son un buen contraste con los más informativos gran angulares y le proporcionan al visor la oportunidad de fijarse en los detalles. En las secuencias, al visor se le da poco contenido de imagen debido a la poca profundidad del enfoque, pero muy intenso. Para primeros planos, yo uso normalmente el M.Zuiko Digital ED 40-150mm F2.8 PRO, aunque me tengo que alejar unos pasos del sujeto, para volverlo a dibujar visualmente con una distancia focal máxima de 150 mm. Esto crea un desenfoque extremo del fondo y la atención del visor se centra enteramente en los detalles mostrados.

Teleobjetivo 150 & 300 mm:
Yo no suelo utilizar teleobjetivos en mi trabajo diario, ya que normalmente me acerco lo suficiente a mis sujetos y no necesito largas distancias focales. Si es necesario, voy bien equipado con el M.Zuiko Digital ED 40-150mm F2.8 PRO gracias a su alto rango de zoom y a que me permite decidir la distancia a la que quiero estar del sujeto. En fotografía de naturaleza, un teleobjetivo como el M.Zuiko Digital ED 300mm F4.0 IS PRO es esencial para grabar animales sin que se asusten.

Los ajustes adecuados para cada tipo de imagen (primer plano, plano medio, plano largo, etc.) en combinación con el cambio entre los diferentes tipos de imagen es lo que hace que los vídeos sean más interesantes. Cambiar entre lejos y cerca o nítido y borroso le aporta a los ojos del visor un momento de relax entre una imagen y otra; esto es importante para conservar su atención.

Mi experiencia con los objetivos.
Durante el viaje, así como en mi trabajo diario, he podido disfrutar de las ventajas de utilizar objetivos zoom de Olympus. Con tan solo 3-4 objetivos en mi mochila, puedo cubrir todo el rango focal. Anteriormente, necesitaba 7-8 objetivos, con el peso que ello conlleva. Gracias al zoom, ya no necesito cambiar continuamente el objetivo buscando una distancia focal concreta o cambiar mi posición para corregir los detalles de la imagen. Este ahorro de tiempo me ofrece una flexibilidad increíble y me permite hacer tomas rápidas sin perder ni un detalle.

Otra ventaja de los objetivos Olympus es su anillo de enfoque (ya no puedo vivir sin él).
Permite cambiar de forma rápida e intuitivo entre el enfoque automático y manual directamente en el objetivo al disparar. Por lo tanto, puedo decidir espontáneamente cómo utilizar el enfoque sin tener que pulsar un botón en el objetivo o en la cámara, algo que podría producir desenfoques no deseados.

Debido a la resistencia de los objetivos, también tengo más flexibilidad para grabar en exteriores. Incluso en días con niebla o lluvia, ya no me tengo que preocupar por la humedad. Los objetivos siempre están listos para usarse y yo solo me tengo que concentrar en capturar las mejores imágenes.

En el futuro voy a aumentar mi equipo para grabar vídeos con unos cuantos objetivos más. Lo bueno es que como la estabilización está en el cuerpo de la cámara, no importa el objetivo utilizado, puedo grabar cámara en mano e incluso hacer barridos y seguimientos sin necesitar un cardán. Ya le he echado el ojo a un par de objetivos y ya estoy deseando probarlos.

Autora, fotógrafa y videógrafa: Carolin Nina Jasiak.

Galería de imágenes

Todas las imágenes han sido tomadas con el siguiente equipo: