Mobile Version Hide

Parece que está accediendo a esta página por medio e Internet Explorer 6. Ya no es posible acceder a ella con este navegador.
Para una búsqueda más fiable y segura se recomienda utilizar uno de estos navegadores:

Firefox / Safari / Opera / Chrome / Internet Explorer 8+

Redes sociales y estilo de vida

Me llamo Fiona Bishop y me dedico a fotografiar personas. Estoy especializada en fotografía de retratos y bodas. Durante más de 10 años he fotografiado a gente, desde niños pequeños a ancianos. En 2015, decidí pasarme a la novedad en fotografía para aquel entonces: las cámaras sin espejo. Después de una pequeña prueba, en seguida me encantó la Olympus E-M1. Comparada con esta pequeña y ligera Olympus, mi cámara réflex de objetivo único de 4 kg era demasiado pesada. Por eso, pasarme a Olympus fue muy fácil. He estado fotografiando con la E-M1 Mark desde enero y me encanta ser testigo del desarrollo de estas cámaras.

Me gustaría que me acompañarais a una sesión de un reportaje de boda. Una boda es uno de los días más bonitos de toda la vida. Capturando ese día en fotos, podemos revivir esos momentos tan especiales durante muchos años. Yo creo que la fotografía de boda es la cima de todos los géneros fotográficos. El día de la boda pasa volando y cada momento debe ser capturado con velocidad y precisión. Es un campo muy exigente que incorpora muchos de los diferentes aspectos de la fotografía. Un fotógrafo de bodas normalmente pasa entre 9 y 15 horas en un día detrás de una cámara. En la boda, tanto los posados como las instantáneas, se capturan en sensiones fotográficas a lo largo del evento. Las imágenes macro deben ser creadas. También tenemos que capturar la atmósfera del evento, fotografiando la arquitectura o los paisajes. Por supuesto, la deliciosa comida y los pasteles deben ser fotografiados. La enorme variedad de fotos que se toman es lo que hace de la fotografía de boda un género tan apasionante.

Detras de cada boda hay una historia de amor

La novia y el novio, Muriel y Fabian, se conocieron cuando eran jóvenes. Crecieron juntos desde la guardería en el Este de Suiza. Más tarde se enamoraron. Esta joven pareja se casó en la bonita ciudad de Diessenhofen, a orillas del Rin.

Me encanta lo silenciosa que es la cámara al hacer fotos en las bodas. Se pueden conseguir fotos bonitas y naturales pasando desapercibido y sin interrumpir la ceremonia o la celebración. La nueva E-M1 Mark II puede conseguir unas fotos perfectas en iglesias oscuras, en un rango alto de ISO. Su fantástico estabilizador de imagen también me permite utilizar velocidades de obturación más lentas. Me encanta fotografiar bodas con la cámara en mano y con su correa de seguridad. Después de años de experiencia, estoy convencida de que es la mejor forma de afrontar este desafío. Durante la sesión fotográfica de prueba de la nueva Olympus E-M1 en una boda, me llevé también mi cámara Nikon por si acaso. Mejor prevenir que lamentar. Al final del día el objetivo macro Olympus 60 mm todavía no había llegado. 



La fotografía de cerca me convenció al 100%

Para capturar a la perfección los anillos, fui a buscar al coche a por mi segunda funda. Pero como suele pasar el las bodas, simplemente no me daba tiempo a cogerla. Tomé la decisión rápida de fotografiar los anillos sin un macro. Pensaba retocar las imágenes macro después o por la noche. Para mi asombro, descubrí que no era necesario gracias al límite extraordinariamente cercano de los objetivos de Olympus. Nunca había visto algo así. El rango cercano de la cámara ofrece una gran flexibilidad para la fotografía de bodas. Es increíblemente fácil de cambiar entre este modo y el de reportaje en situaciones cambiantes. Ahora ya no me puedo imaginar mi trabajo sin esta flexibilidad.




Auténtico y natural

Conseguir instantáneas de calidad de la novia, el novio y sus invitados no es tan fácil como parece. El fotógrafo debe parecer invisible. Las mejores fotos se consiguen cuando los invitados no saben que están siendo fotografiados. Obviamente, un equipo compacto y ligero hace que sea más fácil hacerse invisible. Al principio, me preocupaba mi imagen como fotógrafa al no aparecer con una cámara grande y un largo objetivo. Pero este miedo lo superé hace mucho tiempo. Todo se reduce a esto: si haces fotos de alta calidad, no necesitas una cámara que diga: "aquí llega el fotógrafo".

Me encanta su pequeña funda y que me permita hacer fotos sin una empuñadura adicional. Esto me permite trabajar de forma mucho más discreta y sin tener que cargar con un peso excesivo.

Valiente y sofisticada

Mi cámara es pequeña, manejable y tiene todo lo que necesito y más. La función de reconocimiento de caras es increíblemente útil para capturar fotos sin que se enteren los sujetos y me he quedado impresionada con su velocidad y precisión. El potenciador de Live View proporciona una gran sensación de seguridad y la pantalla abatible ofrece nuevas perspectivas. Estoy muy contenta con mi nuevo equipo Olympus por las increíbles oportunidades que me ofrece.

Autora y fotógrafa: Fiona Bischof

Galería de imágenes

Todas las imágenes han sido tomadas con el siguiente equipo: