Mobile Version Hide

Parece que está accediendo a esta página por medio e Internet Explorer 6. Ya no es posible acceder a ella con este navegador.
Para una búsqueda más fiable y segura se recomienda utilizar uno de estos navegadores:

Firefox / Safari / Opera / Chrome / Internet Explorer 8+

Naturaleza y vida salvaje

En la primera parte hablé sobre las dificultades de la fotografía de animales salvajes y de las posibilidades de la función Pro Captura para la fotografía de pájaros. En esta parte explicaré cómo hago fotografías de pájaros con mi OM-D E-M1X.

Autoenfoque limitado a 4 metros, línea única con puntos de AF, modo Pro Capture con AF continuo y el disparador pulsado a medias. Cada vez que veo en la pantalla un pájaro posado en una rama con el otro herrerillo volando al fondo, pulso el disparador por completo. Teniendo en cuenta la velocidad a la que vuelan los herrerillos, consigo lo que busco de una forma increíblemente rápida, gracias a la combinación de varias funciones de la E-M1X.

La lengua de un pájaro carpintero es única, es muy larga. Empecé a soñar con fotografiar la lengua de un pájaro carpintero. Después de horas de búsqueda y de esperar escondido, vi uno de estos pájaros. Era una hembra, por el gris de su cabeza, en contraste con los machos, que la tienen rojiza. Cuando el pájaro se siente a salvo, observa su entorno de cerca, camuflado por su coloración natural. Después de varios retratos, conseguí capturar la punta delgada e incisiva de su lengua, que estaba utilizando para extraer hormigas de un hormiguero. No me podía creer que el autoenfoque fuese capaz de pasar del ojo del pájaro a la punta de su lengua en una fracción de segundo.

Es más, esperé el momento adecuado, hasta que el pájaro miró hacia mí y lo pude ver con el fondo desenfocado. Aumenté la sensibilidad de AF hasta el máximo para permitir el enfoque inmediato de su lengua. Para mi sorpresa, el autoenfoque de la E-M1X resultó ser extremadamente rápido y preciso, pues mi único intento había sido un éxito absoluto. Estoy casi seguro de que con otra cámara nunca habría conseguido hacer esta foto.

Al momento la escena la escena cambió por completo. Otro pájaro carpintero se reunía con mi modelo. Los pájaros bailaban alrededor del tronco de un árbol seco. Puse la cámara en posición vertical. La posición de los botones de la E-M1X me permitió aprovechar esos pocos segundos. Esta situación idílica se vio interrumpida súbitamente por el ataque inesperado de un halcón, el peor enemigo de muchos pájaros. El camuflaje de la hembra de pájaro carpintero no sirvió esta vez, tal vez distraída por el otro pájaro carpintero. Viendo como el pájaro estaba desgarrando a su víctima, decidí grabarlo a 120 fps. Pasé el resto del día en mi punto de observación esperando a la puesta de sol.

Durante miles de años la naturaleza ha sido gobernada por sus propias normas y nosotros, los humanos, somos un pequeño engranaje que no debería interferir en estos procesos. He visto escenas espectaculares, entre ellas algunas que me han hecho llorar de emoción. No debemos esperar de los animales un comportamiento ético o moral. El mundo será un lugar mejor cuando aceptemos nuestro destino y, con respecto a los animales, nos comportemos de la forma más ética y moral posible.

Autor y fotógrafo: Lukasz Bozycki.

Galería de imágenes

Esto te podría interesar.