Mobile Version Hide

Parece que está accediendo a esta página por medio e Internet Explorer 6. Ya no es posible acceder a ella con este navegador.
Para una búsqueda más fiable y segura se recomienda utilizar uno de estos navegadores:

Firefox / Safari / Opera / Chrome / Internet Explorer 8+

Naturaleza y vida salvaje

Spitsbergen, la isla más grande del archipiélago Svalbard. Es también la isla más grande de Noruega y está a tan solo 1000 km del Polo Norte. Por esta razón, muchas expediciones polares comienzan y acaban aquí. Es un lugar con clima polar en el que la noche dura cuatro meses y en el que viven más osos polares que personas.
Sin embargo, es un lugar que merece mucho la pena visitar.

Seguridad:
Al viajar a Spitsbergen, se debe tener en cuenta una cosa. No debe decepcionarnos lo fácil que es llegar aquí. Hay muchas conexiones en avión y billetes a precios relativamente bajos, por lo que es casi tan fácil viajar aquí como a Madrid o París. Sin embargo, debemos recordar que al salir de la comodidad del avión estaremos en una isla polar, con su belleza, singularidad y peligros. Fuera de la ciudad estaremos amenazados por el tiempo, las avalanchas, la falta de gente que nos pueda socorrer, la falta de cobertura del teléfono móvil y los animales salvajes.

Fuera de la ciudad, también debemos portar armas de fuego. Si las podemos usar y tenemos una licencia de armas, podemos alquilar una con su munición en las tiendas para turistas. Por lo tanto, si queremos volver sanos y salvos, debemos tener el equipo necesario y tomar las medidas de seguridad oportunas. Esto es lo que yo llevé a este viaje que creo que es lo mínimo necesario:

• PLB - permite pedir auxilio en una situación crítica.
• Teléfono por satélite - permite comunicar con los servicios de emergencia.
• Bengala - para espantar osos si se aproximan demasiado.
• Rifle - como autodefensa.
• Brújula y mapas.
• GPS - preferiblemente con la posibilidad de compartir nuestra ubicación. n
• Equipo de montaña- crampones, piolet, pala, detector de avalanchas, sonda, etc.

Por supuesto, estos son elementos clave que nos proporcionan seguridad. Hay muchos otros, como ropa adecuada o material de camping.

Equipo fotográfico:
Como siempre hago en este tipo de viajes, decidí llevar dos cámaras. En primer lugar, por si tengo algún problema con una de ellas. LLevé mi E-M1X y mi E-M1 Mark II, siendo la primera mi cámara principal.
También llevé objetivos para capturar desde fotos de paisajes a animales salvajes como los renos de Svalbard, los zorros polares o incluso los osos. Aunque el oso es sin duda el rey de esta tierra, encontrarse a uno durante una caminata en solitario es lo último que quieres.

Además, llevé un trípode, filtros medios y grises NISI, WD My Passport Wireless PRO SSD para copiar fotos directamente desde la tarjeta de memoria y dos mochilas. Una Lowepro Whistler con equipo fotográfico y una segunda mochila con material para moverme sobre el terreno y sobrevivir en caso de tener que acampar. También llevé una Mauser de los tiempos del Tercer Reich con munición para osos y una bengala para espantar animales desde una distancia prudencial.

Mi principal medio de transporte era una moto de nieve, con la que recorrí unos 900 km. Esto me permitió cargar cómodamente las baterías que, como sabemos, no funcionan muy bien a temperaturas tan bajas. Cargaba la cámara directamente en Ia toma de corriente por medio de un cargador estándar PD (Power Delivery). La carcasa estaba conectada a la toma de corriente de la moto y cuando no estaba haciendo fotos, cargaba las baterías con ella. Es una solución muy cómoda que me permitió tener las baterías completamente cargadas con temperaturas bajo cero y a varias decenas de kilómetros de la población más cercana. Así pude tener siempre las baterías cargadas y ni siquiera tuve que usar baterías de repuesto.

La nueva cámara de Olympus está hecha para este tipo de situaciones. Aunque es más grande que sus hermanas pequeñas y no cabe en un bolsillo como la E-M10 o la E-M5, está pensada para la fotografía de naturaleza en condiciones difíciles. Al estar sellada y ser resistente a bajas temperaturas y contar con un amplio suministro eléctrico y con una ergonomía excelente y la capacidad de cargarla con un cargador externo o con una toma de corriente, es muy cómoda de utilizar. Ofrece ráfagas de disparo de hasta 60 fotogramas por segundo y con la función Pro Capture que me encantó puedes capturar imágenes anteriores a pulsar el disparador. Suena extraño pero así es. Al pulsar el disparador a medias la cámara guarda imágenes el el buffer y al pulsarlo por completo se guardan dichas imágenes.

Autor y fotógrafo: Marcin Dobas

Galería de imágenes

Todas las imágenes han sido tomadas con el siguiente equipo: