Mobile Version Hide

Parece que está accediendo a esta página por medio e Internet Explorer 6. Ya no es posible acceder a ella con este navegador.
Para una búsqueda más fiable y segura se recomienda utilizar uno de estos navegadores:

Firefox / Safari / Opera / Chrome / Internet Explorer 8+

Naturaleza y vida salvaje

Bienestar natural.

Observar la naturaleza es una actividad fantástica que nos equilibra y nos renueva. Fotografiarla nos permite compartir y revivir esas sensaciones cuando estamos encerrados en casa. Los prismáticos Olympus y el sistema de cámara OM-D comparten ligereza, ergonomía y versatilidad, permitiéndonos disfrutar de la observación de la vida salvaje y fotografiarla con la agilidad y velocidad que necesitamos para obtener imágenes geniales.

Además de la ligereza, la ventaja de sacar fotos cámara en mano en casi cualquier situación nos aporta más flexibilidad y nos ayuda a no perdernos ninguna oportunidad conseguir una buena foto. El excepcional estabilizador de imagen de los cuerpos de cámara y objetivos OM-D como el M.Zuiko ED 300mm F4 PRO y el M.Zuiko Digital ED 100-400mm F5.0-6.3 IS hace que para nosotros sean imprescindibles para fotografiar la naturaleza.

Para aprovechar al máximo la tecnología incluso a velocidades bajas, sigue siendo importante tener la cámara configurada correctamente. El modo de estabilización automático que usamos en estos casos es el S-IS AUTO.

La capacidad de capturar imágenes de pájaros al vuelo refleja perfectamente la precisión y velocidad del impresionante AF de la OM-D E-M1X. Para fotografías de acción, nos gusta usar los siguientes ajustes para conseguir el mayor índice de aciertos: el modo C-AF, el escaneo AF en modo1 y la sensibilidad C-AF +2.



Otra ventaja son las 121 áreas de enfoque, por las que puedes desplazarte rápidamente con el joystick. Esto hace de nuestro equipo una herramienta invencible a la hora de capturar objetivos en movimiento. Una elección habitual para nosotros es la opción de enfoque cruzado de 5 áreas. ¡Tienes que probarlo!

Un consejo adicional: la ráfaga silenciosa L puesta a 10 fotogramas por segundo (tenemos hasta 18 con estas ráfagas) ofrece increíbles resultados para los sujetos en movimiento.

Seguir sujetos que se mueven rápidamente.

Para nosotros, cambiar de los prismáticos a la cámara es como un “acto reflejo”. Los prismáticos Olympus 10x50 S son perfectos para usar desde el principio de la excursión; observar las cosas de cerca es vital para asegurarte los mejores resultados.

El amplio ángulo de visión hace que los sujetos sean fáciles de localizar rápidamente. Un beneficio añadido es su portabilidad, pues son altamente ergonómicos y están revestidos por una capa de goma que ofrece una gran sujeción. La luminosidad nos da un gran campo de visión con la mínima distorsión y su rueda de enfoque es fácil de manejar. Estas características nos ayudan a seguirles la pista a animales rápidos y poder observar el rincón favorito de un halcón o el lugar donde un pequeño zorro va a beber sin ser detectado.

Puede que te preguntes cómo se planea y organiza el tiempo en estas sesiones de fotos, pero ¡no te preocupes! Podemos tener todo el equipo, desde los prismáticos hasta nuestro equipo de cámara favorito, disponible y listo en cualquier momento, puesto que son tan ligeros y compactos que los puedes llevar al hombro todo el tiempo.

Haz la prueba, sal y saca una fotografía en movimiento con grandes resultados. No tendrás que dejar ningún objetivo en casa.

Gracias a su tamaño y peso, puedes llevarlos con el resto del equipo guardados de forma segura en nuestra mochila versátil y funcional.
¿Por qué no capturar el atardecer con nuestros objetivos gran angular, después de un día maravilloso observando pájaros y fotografiándolos con nuestro teleobjetivo?
Por suerte, con Olympus, no tienes que conformarte.
No renuncies a nada, con Olympus es posible.

Autores y fotógrafos: Marisa Martínez y Javier Parilla Pérez.

Galería de imágenes

Esto te podría interesar.