Mobile Version Hide

Parece que está accediendo a esta página por medio e Internet Explorer 6. Ya no es posible acceder a ella con este navegador.
Para una búsqueda más fiable y segura se recomienda utilizar uno de estos navegadores:

Firefox / Safari / Opera / Chrome / Internet Explorer 8+

Naturaleza y vida salvaje

Es una oferta tentadora: duplicar la distancia focal con el MC-20 añadiendo tan solo 150 g al peso de tu mochila. Aunque parecía una gran idea, también recordaba mis días con 35 mm cuando intentaba ampliar un objetivo 4/500 mm con un convertidor 2x hasta 8/1000 mm. Las imágenes no me terminaban de convencer y no volví a utilizar aquel teleconvertidor 2x.

En 2019, Olympus puso a la venta este nuevo convertidor y me pidieron que lo probara. Primero, estaba un poco desconcertado, después de todo, yo estoy muy contento con el M.Zuiko Digital ED 300mm F4 IS PRO, así que… ¿realmente lo necesito? Tiendo a pensar que un convertidor perjudica a la calidad de imagen y en el mundo MFT, el MC-20 convertiría el 300 mm F4 en un 600 mm F8, que es el equivalente a un 1200 mm F8 en formato de 35 mm. Sin embargo, después de los primeros disparos de prueba, tengo que admitir que estaba intrigado. La calidad de imagen parecía muy alta. Decidí probar con el MC-20 en diferentes localizaciones y me lo llevé a un viaje por el Sarek National Park de Suecia, un lugar en el que es especialmente importante ir ligero para poder caminar con comodidad.

Metí en la mochila la OM-D E-M1X, el M.Zuiko Digital ED 7‑14mm F2.8 PRO, el M.Zuiko Digital ED 12‑100mm F4 IS PRO, el M.Zuiko Digital ED 300mm F4 IS PRO y el MC-20. Así que disponía de un rango de 14-1200 mm con un equipo de menos de 7 kg. ¡Increíble!

Este convertidor está especialmente diseñado para el M.Zuiko Digital ED 300mm F4 IS PRO, el M.Zuiko Digital ED 40‑150mm F2.8 PRO, el M.Zuiko Digital ED 100‑400mm F5.0-6.3 IS y el M.Zuiko Digital ED 150-400mm F4.5 TC1.25x IS PRO. Además de la gran calidad de imagen, también me parece muy interesante la distancia mínima de enfoque, especialmente con el 300 mm que es de aproximadamente 1,4 metros, ofreciendo un montón de posibilidades para la fotografía de detalles. Su magnificación es de casi 1:1*, por eso es un objetivo macro excelente para animales que requieren distancia. Incluso con el 40-150 mm, el límite es de unos 65 cm y ofrece una magnificación de 1:1.2*. Para mí, este aspecto justifica definitivamente que el MC-20 sea un elemento imprescindible de mi mochila.

Obviamente, no voy a esconder el hecho de que un convertidor así también tiene sus límites. Con el objetivo 40-150 mm, el autoenfoque es ligeramente más lento y el contraste se reduce un pelín. Sin embargo, en el objetivo 300 mm esto es prácticamente imperceptible, y este es el principal motive por el que lo utilizo sobre todo con el objetivo 300 mm. Lo que más me sorprendió fue los niveles tan bajos de aberración. Esto demuestra que este convertidor ha sido muy bien calculado para esta combinación.

Sin embargo, las mayores restricciones están fuera de los objetivos. Cualquiera que haga fotos con estas distancias focales simplemente necesita ser consciente de que el aire entre el objetivo frontal y el sujeto también actúa como una especie de lente. Si la distancia es muy grande, los movimientos del aire y la humedad también hacen que la imagen pierda calidad, notándose en la resolución, nitidez y contraste. Si eres consciente de esto y no quieres utilizar el MC-20 para hacer disparos maestros a gran distancia, este convertidor es una opción excelente.

En pocas palabras, el MC-20 me ha impresionado y lo utilizaré con el 300 mm para capturar detalles que antes no podría. Son imágenes que nunca había conseguido antes con un equipo de 35 mm. Definitivamente, merece la pena incluir este convertidor de 150 g en tu equipo fotográfico.

Autor y fotógrafo: Andreas Geh.

* Equivalencia en 35 mm.

Galería de imágenes

Esto te podría interesar.