Mobile Version Hide

Parece que está accediendo a esta página por medio e Internet Explorer 6. Ya no es posible acceder a ella con este navegador.
Para una búsqueda más fiable y segura se recomienda utilizar uno de estos navegadores:

Firefox / Safari / Opera / Chrome / Internet Explorer 8+

Naturaleza y vida salvaje

El 7 de diciembre de 1972, los astronautas del Apolo 17 miraban hacia la Tierra y decían que les parecía del tamaño de una canica. Ese día, hicieron una fotografía que mostraba a nuesto planeta mayoritariamente azul. Esta imagen se hizo tan famosa que se le conoce como «la canica azul» y es una de las fotografías más icónicas de nuestro tiempo. Ilustra a la perfección el hecho de que el 72 % de la Tierra está cubierto de agua salada. Me apasiona fotografiar pájaros que pasan buena parte de sus vidas sobrevolando nuestros océanos. Hay muchas especies que solo tocan tierra una vez al año para procrear. Estas especies nómadas, cuando se juntan para procrear, lo hacen en un número enorme, creando un espectáculo que merece la pena presenciar.

Una de esas ciudades de aves marinas se encuentra en los acantilados Bempton, en el condado de Yorkshire, en Inglaterra. Llevo sin visitar Bempton cerca de treinta años, hasta este verano. Volví allí para documentar estos acantilados de 100 metros llenos de pájaros. Los sonidos y el olor de miles de pájaros ya causa impresión, pero el espectáculo visual es realmente inolvidable.

El enorme potencial para hacer fotos puede intimidar un poco a los que lo ven por primera vez. Hay dramatismo por todas partes. En el aire, gaviotas tridáctilas y una elegante gaviota negra se pelean en pleno vuelo. Alcatraces vuelan con sus picos llenos de vegetación o algas hacia sus nidos. Los frailecillos a veces se asoman a la parte alta de los acantilados, una cosa que nos encanta a los visitantes humanos. A estos pájaros se les conoce como los «payasos del mar» por su aspecto cómico. Si los ves, es imposible no fotografiarlos.

Me encanta viajar ligero de equipaje. En mi equipo llevo dos convertidores, el M.Zuiko Digital MC-20 2x y el MC-14 1.4x, un objetivo M.Zuiko Digital ED 12-40mm F2.8 PRO en mis bolsillos, una OM-D E-M1 Mark III y el teleobjetivo M.Zuiko ED 100-400mm F5.0-6.3 IS al hombro. De esta forma, tengo cubierta cualquier eventualidad sin tener que cargar con mucho peso. Muchas oportunidades implican tener que llevar contigo un amplio rango focal. Hay situaciones que se pueden presentar en un abrir y cerrar de ojos en las que puedes necesitar un teleobjetivo. De pie, observando una colonia de gaviotas, utilicé el objetivo zoom para hacer una amplia variedad de imágenes, desde angulares de la colonia a retratos individuales de pájaros en el acantilado. De vez en cuando, algún pájaro aterrizaba o dejaba la colonia. Esos vuelos, que duran uno o dos segundos, son muy interesantes de fotografiar. Con el autoenfoque bloqueado con nueve puntos, esta cámara me permitió fotografiar el vuelo de los pájaros con el mar de fondo.

Cuanto más versátil es tu objetivo, más creativo puedes ser. En la colonia de alcatraces, veo muchas oportunidades fotográficas: se puede enfocar partes del pájaro, o parejas interaccionando, golpeando sus picos o fotografiar las ancas levantando los suyos hacia el cielo. El objetivo zoom produce unas imágenes nítidas tanto con el teleconvertidor 1,4x como con el 2x, aumentando todavía más el alcance. Cuando un anca común levantaba la cabeza, yo podía, con el teleconvertidor 2x y el equivalente a 1600 mm en un sistema de 35 mm, crear unos retratos excelentes de cabeza y hombros con la luz del atardecer.

Ha sido un día muy especial fotografiando pájaros en Bempton y he podido disfrutar mucho gracias a que el equipo era tan ligero que me permitía caminar por los alrededores de los acantilados buscando oportunidades fotográficas.

Autor y fotógrafo: David Tipling.

Esto te podría interesar.