Mobile Version Hide

Parece que está accediendo a esta página por medio e Internet Explorer 6. Ya no es posible acceder a ella con este navegador.
Para una búsqueda más fiable y segura se recomienda utilizar uno de estos navegadores:

Firefox / Safari / Opera / Chrome / Internet Explorer 8+

Urbana y viajes

En uno de mis recientes viajes, he tenido la oportunidad de probar la nueva E-M5 Mark III en Tirol del Sur durante una semana. Ha sido una experiencia única y muy recomendable para los amantes de la naturaleza y de paisajes increíbles.

Me sorprendió mucho lo ligera y compacta que es esta cámara, y todas las nuevas funciones que tiene, realmente Olympus ha pensado en todo. Al ser más pequeña y compacta, es más fácil de agarrar, algo que viene muy bien en determinadas circunstancias.

Con respecto a una de sus características principales, me ha gustado comprobar la resistencia al agua del cuerpo y de los objetivos bajo la lluvia, pudiendo despreocuparme por las gotas que caían en la cámara. Este tipo de prestaciones vienen muy bien. Ahora estoy perfectamente preparado para pasar horas fotografiando ciervos en una reserva natural.

Al ser una cámara pequeña, te permite pasar prácticamente desapercibido, aunque mi consejo si quieres fotografiar animales salvajes, aparte de un objetivo muy versátil con un potente zoom como el M.Zuiko Digital ED 12-200mm F3.5-6.3, es que te escondas detrás de los árboles. También puedes utilizar el disparo silencioso para no asustar a los animales.

Durante el ascenso a las montañas de la zona de Stelvio, todas ellas muy escarpadas, es fundamental que tu equipo sea versátil y ligero. En esta ocasión, yo solo me llevé dos objetivos, el M.Zuiko Digital ED 12-40mm F2.8 PRO, un objetivo realmente versátil, y el M.Zuiko Digital ED 14-150mm F4-5.6 II. El primero lo utilicé para paisajes y el segundo lo tenía por si lo necesitaba para capturar animales salvajes, como fue el caso de una bonita marmota. Me gusta aprovechar la primera luz de la mañana y la última de la tarde para hacer fotografías en alta montaña.

En muchas ocasiones, he tenido que sufrir las consecuencias de llevar un equipo muy pesado y muchas baterías. Esto me ha llevado a plantearme si llevarlos a mis expediciones o no. La Olympus E-M5 Mark III con una sola batería ha sido suficiente durante todo el día. Incluso me ha permitido grabar algunos vídeos en el ascenso sin tener que utilizar para ellos ningún trípode o estabilizador.

Muy a menudo estoy en lugares de montaña con mucho viento y en los que no hay un lugar seguro para cambiar los objetivos y tengo que hacerlo sobre la marcha. La velocidad cambiando de objetivo es una de las cosas que menos me preocupa con Olympus, pues tras años de usar el sistema, todavía no he tenido que limpiar el sensor. En cualquier tipo de situación, me ofrece la seguridad de poder cambiar el objetivo sin preocupaciones. Por cierto, también me encontré con unos burros interesados en saber lo que estaba haciendo sentado en el suelo.

Después de diferentes pruebas, creo que la Olympus E-M5 Mark III es una cámara perfecta para viajar, ya que es ligera, de objetivos intercambiables, y ofrece un enfoque rápido y preciso que satisface todas las expectativas de cualquier fotógrafo de viajes que quiera llevar en su mochila un equipo ligero.

Autor y fotógrafo: Oliver Vegas.

Todas las imágenes han sido tomadas con el siguiente equipo: