Mobile Version Hide

Parece que está accediendo a esta página por medio e Internet Explorer 6. Ya no es posible acceder a ella con este navegador.
Para una búsqueda más fiable y segura se recomienda utilizar uno de estos navegadores:

Firefox / Safari / Opera / Chrome / Internet Explorer 8+

Urbana y viajes

En 2003, cuando me hice con mi primera cámara Olympus Camedia, no podía imaginarme siquiera la experiencia que iba a vivir. Altibajos, cambios en el estilo y en la forma de entender la fotografía, muchas decisiones malas y algunas buenas. Pero hay algo que no ha cambiado nunca... Olympus.
Al principio fue la curiosidad; después, me atrajo el gran personal de Olympus, siempre dispuesto a ayudarte; y ahora la calidad de sus equipos, que nunca me ha fallado.

Lo mío es el género documental y de diario, pero también me gusta perderme por el mundo de la fotografía surrealista y abstracta. Me gusta fotografiar conciertos, actuaciones, bodas y paisajes naturales y urbanos, cualquier lugar en el que no haya que influir en el entorno que tengo enfrente. Me gustan los momentos y eventos espontáneos.
Debido a mi estilo fotográfico, a veces utilizo el efecto bokeh. Me gusta ese efecto, pero, cuando hago fotos, no pienso en el bokeh; me limito a procurar conseguir la máxima velocidad de obturación posible y los mínimos valores de F-stop e ISO. El bokeh solo es un producto. Por supuesto, la diferencia en la distancia al objeto es muy importante para el bokeh. Cuando hago fotos con bokeh, prefiero que sea por la noche con fondos luminosos, por ejemplo, con farolas.




Hago muchas fotos de personas en fiestas, conciertos, bodas, etc. Así que siempre me encuentro con condiciones de poca luz.
Hace poco me decanté por el objetivo de 17 mm, que es buenísimo para los paisajes naturales y urbanos. Cuando se trata de fotografiar gente, calles y, por supuesto, escenas con poca luz, opto por los de 25 y 45 mm. Me sorprendió positivamente la nitidez, la rapidez de enfoque, el hermoso Bokeh suave y la velocidad de esos objetivos.

No entiendo mucho de técnica, así que no puedo aportar comentarios muy profundos, pero, cuando hago fotos, el sorprendente nivel de detalle y su gran calidad son aspectos que hacen que se dibuje una sonrisa en mi cara.
Hace poco me pidieron consejos sobre estos objetivos; les dije que lo único que les aconsejaba era agarrarlos y utilizarlos, que nada podía salir mal. Lo digo en serio. Desde mi punto de vista y en lo que se refiere a mis necesidades fotográficas, estos objetivos son fantásticos.

Autor & Fotógrafo: Silvijo Selman

Galería de imágenes

Todas las imágenes han sido tomadas con el siguiente equipo: