Mobile Version Hide

Parece que está accediendo a esta página por medio e Internet Explorer 6. Ya no es posible acceder a ella con este navegador.
Para una búsqueda más fiable y segura se recomienda utilizar uno de estos navegadores:

Firefox / Safari / Opera / Chrome / Internet Explorer 8+

Urbana y viajes

Los viajes han formado parte de mi vida prácticamente desde que nací. El primer año de mi vida lo pasé en el extranjero, en Costa de Marfil (África); desde entonces, encuentro fascinante descubrir culturas y países extranjeros. Incluso cuando voy a ver volcanes o viajo para hacer fotografía de paisajes, siempre dedico unos días a sumergirme en la cultura local y conocer el país y la gente. Me alucina Japón y, como parte de mi proy-ecto Siete cumbres volcánicas, pude apreciar las culturas de Irán y Papúa Nueva Guinea.

Puesto que ya te he dado aquí antes algunos consejos sobre cómo contar historias y sobre la fotografía de paisajes, esta vez me gustaría compartir contigo algunos consejos sobre fotografía de viajes.

Equipo

En fotografía de viajes, mi primer consejo está relacionado con el equipo. La peor cámara es aquella que no quieres usar. ¿De qué sirve la mejor tecnología si la cámara no se adapta a ti? Por eso recomiendo dedicar bastante tiempo a seleccionar el equipo. Si es posible, prueba varias opciones diferentes. Déjate llevar por la intuición, el disfrute, el tacto, el manejo y las buenas sensaciones, no solo por las fichas técnicas.

Para mí es importante trabajar con una cámara pequeña y discreta, sobre todo cuando se trata de fotografía de viajes. Este tipo de cámaras es fácil de transportar, por lo que puedes tenerla siempre a mano y no parecerás un paparazzi.

Personalmente, aunque suelo usar la OM-D E-M1 Mark II cuando viajo, también he tenido experiencias posi-tivas con la OM-D E-M5 Mark II.

Acércate más

Cuando se trata de acción, aventura o fotografía de viajes, debes recordar que estar en el centro de la acción es mejor que simplemente pasar por allí. En una ocasión, el famoso reportero de guerra Robert Capa dijo: “Si tus fotos no son lo suficientemente buenas es porque probablemente no estés lo suficientemente cerca.” Por eso no soy muy aficionado a los objetivos con zoom (para viajes), porque normalmente hacen que nos quedemos en nuestra zona de confort. Es mucho mejor acercarse lo máximo posible al objeto que intentas fotografiar. Durante una fiesta en la jungla de Papúa Nueva Guinea, bajé hasta el nivel del suelo con la cámara hasta colocarme justo al lado de los pies que bailaban. La pantalla móvil me permitió fotografiar la escena cómodamente.

Retratos/Personas

Lo que da vida a los viajes son las personas, los encuentros y las culturas extranjeras. Ni que decir tiene que debes tratar a las personas que quieres fotografiar con respecto y amabilidad. Es esencial (no solo por el RGPD) que te den permiso para hacer una foto, aunque sea mediante signos muy básicos. Por eso intento averiguar con antelación lo que la gente del país en cuestión opina en general sobre ser fotografiada. También aprendo algunas palabras básicas en el idioma local. Además de los retratos normales (como el de un Huli en Papúa), me gusta capturar a las personas en su entorno y en su pose típicos.

Sujetos/Lo típico y lo atípico

Sobre todo me gusta buscar sujetos en escenas típicas, pero que también se salgan de los estereotipos que conocemos; imágenes que muestren todos los matices del destino del viaje. Para ello, leo antes algunas guías de viaje y me informo sobre cuáles son los estereotipos más comunes; de esta forma, puedo buscar bien a los sujetos adecuados durante mis viajes. La foto del nativo de Papúa Nueva Guinea con el móvil muestra la evolución de esta fascinante cultura desde la tradición hasta la modernidad en una sola imagen.

Una imagen vale más que mil palabras

Siempre busco sujetos que cuenten una historia sin palabras ni descripción alguna. Con el tiempo y tras mucho practicar, he desarrollado un instinto y un olfato para detectar y capturar estos tipos de imágenes y detalles adorables. Para conseguirlo, es necesario fotografiar a diferentes sujetos.

Madrugar y trasnochar

Muchas veces este consejo me causa problemas. Me gusta trasnochar; por eso, cuando estoy de viaje, siem-pre tengo que obligarme a levantarme en lo que para mí es la mitad de la noche para capturar los espectacu-lares primeros rayos de luz de la mañana. Además de la luz, levantarse temprano tiene otras ventajas. Muchos lugares, como el santuario Fushimi Inari Taisha en Kioto (Japón), aún suelen estar (casi) desiertos a primera hora de la mañana, sin tantas aglomeraciones. Para mí es mucho más fácil hacer fotografías con la cálida luz de la tarde o por la noche, como muestra la imagen del palacio reflejado en una gran fuente con agua en Isfa-hán, Irán; tiene las mismas ventajas.

Creatividad/Enfoque/Desenfoque

Antes de un viaje, es esencial familiarizarse con la cámara y las reglas básicas de fotografía y, después, domi-nar a la perfección estas herramientas. Esta es la base para crear tu propia interpretación de sujetos fotografi-ados frecuentemente o de imágenes creativas. Jugar con el enfoque y el desenfoque puede ser un recurso estilístico muy interesante.

Conclusión

Con el equipo adecuado, un buen conocimiento de las herramientas fotográficas, una preparación intensiva y el respeto, creatividad y curiosidad necesarios, también podrás capturar imágenes de viajes únicas y fascinantes.

Autor y fotógrafo: Adrian Rohnfelder

Galería de imágenes

Todas las imágenes han sido tomadas con el siguiente equipo: