Mobile Version Hide

Parece que está accediendo a esta página por medio e Internet Explorer 6. Ya no es posible acceder a ella con este navegador.
Para una búsqueda más fiable y segura se recomienda utilizar uno de estos navegadores:

Firefox / Safari / Opera / Chrome / Internet Explorer 8+

Urbana y viajes

2020 ha sido un año especial debido a la pandemia mundial del COVID-19 y a las restricciones que hemos sufrido y que seguimos sufriendo. Yo siempre he disfrutado fotografiando espacios urbanos, me encanta el desafío de hacer fotos por todo el mundo en ciudades llenas de personas que van de un lugar para otro, esperando el momento para poder capturar la escena que quiero sin gente en ella.  

Cuando empecé a utilizar la E-M10 Mark IV, lo estaba deseando porque esta cámara suponía una serie de retos. En el pasado, he podido deambular por ciudades durante horas esperando el desarrollo de una escena o el momento justo para capturar a un extraño desde la perspectiva deseada. En esta ocasión, debo adaptar mi estilo fotográfico al mantenimiento de una distancia social y solo puedo disparar durante un periodo muy limitado de tiempo.

Trabajo para el NHS (National Health Service), por eso tuve que seguir viajando a Londres mientras el resto de la ciudad estaba confinada. El camino de casa al trabajo era mi ejercicio diario y la oportunidad de refrescar mis ideas. Creí que era importante registrar cómo la vida había cambiado súbitamente e intenté que mi todo este trabajo tuviera sentido.

En los últimos años he tenido la suerte de poder viajar por todo el mundo y puedo decir que sin ninguna duda las cámaras de la serie E-M10 han sido mis herramientas de trabajo más fiables. La E-M10 Mark IV no fue una excepción a esta regla, con una empuñadura rediseñada que hace que la cámara sea realmente cómoda de sujetar. Cuando todo lo que te rodea parece a la vez constante e impredecible, tener a mano a la E-M10 Mark IV para hacer fotos ha sido una gran suerte.

Una vez cometí el error de viajar más de 150 km para fotografiar edificios y descubrir allí que la batería de la cámara no estaba cargada. De ese tipo de errores se aprende. Sin embargo, ahora se puede cargar la cámara con un cargador externo. Una cosa menos de la que preocuparme cuando viajo con mi cámara.

Hacer fotos siempre me ha resultado apasionante y es algo que me hace sentir bien. Creo que las cámaras de la serie E-M10 y sus objetivos son realmente fiables y producen unas imágenes de alta calidad sin demasiadas complicaciones. Cuando salgo a hacer fotos me gusta ir lo más ligera posible, por eso la E-M10 Mark IV es una cámara perfecta para alguien como yo que siempre se está moviendo de un lugar a otro.

Autora y fotógrafa: Martina Govindraj.

Todas las imágenes han sido tomadas con el siguiente equipo: