Mobile Version Hide

Parece que está accediendo a esta página por medio e Internet Explorer 6. Ya no es posible acceder a ella con este navegador.
Para una búsqueda más fiable y segura se recomienda utilizar uno de estos navegadores:

Firefox / Safari / Opera / Chrome / Internet Explorer 8+

Urbana y viajes

Raja Ampat: el reino de los cuatro reyes. Una de las regiones más remotas de Indonesia y al mismo tiempo una de las zonas de buceo más ricas en especies del planeta. Un lugar imprescindible para buceadores y un parque de atracciones para fotógrafos submarinos. Hogar de criaturas extrañas, monstruos marinos y coloridos arrecifes de coral. Desde hace mucho tiempo, personas procedentes de todo el mundo descubren este lugar mágico gracias a la fotografía submarina. Siempre buscando el sujeto perfecto para la foto perfecta. Nosotros también nos sumergimos en las profundidades infinitas de este archipiélago único en medio del triángulo de coral, la zona con la mayor biodiversidad de todo este mar. Raja Ampat nos ofrece el mejor escenario y Olympus la tecnología de cámara más ligera y compacta.

Todos los años, de octubre a mayo, una población enorme de mantas raya se puede encontrar en Raja Ampat, atrayendo a muchos turistas y fotógrafos submarinos a los que les gusta bucear. En 2006, el reino de los cuatro reyes ha sido declarado oficialmente reserva marina para proteger las majestuosas criaturas de estas aguas. Raja Ampat es uno de los pocos lugares del mundo en el que se pueden ver los dos tipos de manta raya. Buceadores y amantes del esnórquel tienen la oportunidad de encontrarse con mantas raya de arrecife de hasta tres metros y con mantas raya oceánicas que pueden tener una envergadura superior a seis metros.

El hecho de que los lugares en los que hay mantas rayas nadando a gran velocidad sean a menudo lugares difíciles de buceo es un gran problema para muchos fotógrafos submarinos. Las corrientes, que estos elegantes planeadores manejan a la perfección, pueden llegar a ser un obstáculo enorme incluso para los buceadores más experimentados.



Entonces, ¿cómo se consiguen unas imágenes perfectas de las mantas raya de arrecife y oceánicas, especialmente a contraluz? Lo más importante es tener un buen control sobre la flotación y un todavía mejor conocimiento de tu equipo fotográfico. Aquellos que luchan contra una corriente en el fondo del mar e intentan encontrar allí los mejores ajustes para su cámara están perdidos de antemano.

Para fotografiar animales tan grandes como las mantas raya, los tiburones o las ballenas jorobadas, es necesario un objetivo con una distancia focal adecuada. El objetivo ojo de pez. M.Zuiko Digital ED 8mm F1.8 PRO es nuestra primera elección para la OM-D E-M1 Mark II, pero implica tener que ponerse relativamente cerca del sujeto. Ergo: una buena foto necesita su tiempo. Los ajustes en la cámara ya están establecidos, la apertura relativamente amplia, los dos flashes ajustados manualmente al 75 por ciento de su potencia máxima. Una manta raya de arrecife negra pasa majestuosamente por encima de nuestras cabezas. Fuera de la sombra de la corriente seguimos al animal unos pocos golpes de aleta hasta que estamos justo debajo de él y podemos completar la foto con el contraluz del sol. Unos momentos más tarde una segunda manta raya nos adelanta deslizándose con unos ligeros movimientos de sus alas, haciéndolas girar sin parar. Acabamos de asistir a un espectáculo submarino incomparable.


Dos tiburones de aleta negra se pasean por el borde del arrecife, un águila marina sale de las profundidades y desaparece a toda velocidad. Aquí están las primeras oportunidades para conseguir unas imágenes espectaculares. Son momentos que hacen que un viaje a Raja Ampat y las fotos submarinas que consigues en él sean inolvidables.

Nuestro viaje nos conduce al sur de Raja Ampat, desde Misool directamente hasta los suaves e infinitos arrecifes de coral del Dampier Strait, el epicentro de la biodiversidad. Enormes jardines de colorido y suave coral son el sujeto de nuestras cámaras subacuáticas. Como alfombras gigantescas, estas coloridas colonias de animales están formadas por incontables pólipos y se extienden por todo el fondo marino acariciadas por la luz del sol.

Los rayos solares hacen que este fondo tenga un colorido de alta intensidad. Tres corales brillan con látigos de mar rojos y enormes gorgonias en forma de abanico. Colgados de sus gorgonias, los pequeños y raros caballitos de mar pigmeos se mueven con la corriente adelante y atrás. Una espléndida y brillante sepia se posa cerca de una pequeña oveja de mar con sus hojas y el curioso pulpo coco se acerca a la luz de las lámparas. Con una amplia apertura para hacer destacar el efecto que se merece la imagen, capturamos una fotografía macro con el objetivo 60 mm macro. Muy recomendable para los amantes de la fotografía macro. Poca corriente, muchas formas de vida extrañas… el escenario soñado para la foto submarina perfecta.

Autores y fotógrafos: Melanie y David Benz.

Todas las imágenes han sido tomadas con el siguiente equipo: