Procesadores y fuentes de luz en el quirófano

En el contexto de las discusiones actuales acerca del COVID-19, se han planteado preguntas acerca de la seguridad de los procedimientos endoscópicos realizados en pacientes potencialmente positivos para COVID-19, y las precauciones que se deben adoptar cuando se usan equipos de Olympus, es decir, todas las fuentes de luz Olympus, por ejemplo CLV-190 o CLV-290.

Como clarificación hay que tener en cuenta que los modelos (quirúrgicos) de fuentes de luz usados en los quirófanos no tienen una función de suministro de aire y, por lo tanto, la situación es diferente.
Resulta importante destacar que el virus del COVID-19 es un agente infeccioso nuevo del que existen datos y evidencias limitados. Por este motivo, todas las recomendaciones actuales se deben volver a considerar y evaluar continuamente teniendo en cuenta las evidencias, el conocimiento y las recomendaciones nuevas más recientes de diferentes fuentes y puede ser necesario cambiarlas con el paso del tiempo.
En relación con los procedimientos médicos, Olympus recomienda a los usuarios que respeten las recomendaciones oficiales de los organismos reguladores y las asociaciones profesionales y que revisen los artículos publicados recientemente sobre la experiencia con el SARS-CoV-2.

De acuerdo con el estado actual de la ciencia, la calidad del aire usado durante los procedimientos endoscópicos no está definida específicamente. De hecho, la calidad del aire de la sala de intervenciones se considera que es suficientemente segura para la exposición del personal y el paciente, independientemente del estado infeccioso del paciente. Las medidas de prevención y control de infecciones se deben aplicar de forma independiente, es decir, en relación con el uso del equipo de protección para el personal, así como para la limpieza y la desinfección de la sala y/o el procesador y la fuente de luz después de cada procedimiento.

En relación con la calidad del aire generado durante el procedimiento mediante la fuente de luz, el aire no se trata de forma específica. Como procedimiento adicional para limitar los riesgos, los profesionales sanitarios pueden plantearse usar CO2 durante el procedimiento endoscópico, por lo cual se utilizan únicamente gases de una calidad médica definida para el paciente. Los profesionales para la prevención de infecciones, el personal endoscópico y otras partes interesadas necesarias de la institución deben tomar esta decisión, ya que el uso de CO2 no se especifica en las instrucciones de uso de Olympus suministradas junto con la fuente de luz, pero pueden servir como estrategia adicional para mitigar riesgos que las instalaciones que tratan a pacientes positivos para COVID-19 deben tener en cuenta.

Aunque el profesional sanitario sigue teniendo la responsabilidad de realizar una evaluación final de los riesgos y de decidir cómo y con qué limitaciones puede usar el equipo médico, Olympus sigue estando comprometido en seguir trabajando con nuestros socios sanitarios y hacer frente a la pandemia actual.