Información general

Como socio de confianza en tecnologías y servicios médicos, Olympus está totalmente comprometido en garantizar el suministro y el apoyo constantes a los clientes, tanto dentro como fuera de sus instalaciones. El principio rector de Olympus es proteger la salud de los empleados y de los que están en contacto con ellos.
En relación con los equipos de protección individual (EPI), Olympus sigue la recomendación de las autoridades europeas acerca de que el suministro de los escasos EPI debe reservarse en primera instancia para las instituciones sanitarias. Por lo tanto, en Olympus, usamos los EPI de forma responsable y principalmente para tareas que conllevan riesgo de infección (directa) (p. ej., in situ en un hospital) y combinamos nuestras medidas con directrices adicionales relativas al comportamiento y de higiene con el fin de preservar los escasos suministros.

Olympus monitoriza continuamente el desarrollo internacional de la pandemia del COVID-19 y ha establecido un grupo de trabajo global para garantizar la continuidad del negocio.
La salud y la seguridad de nuestros empleados, nuestros clientes y los pacientes a los que tratan, y nuestras comunidades globales son extremadamente importantes para nosotros. Estamos haciendo todo lo que podemos para mantener el suministro, al tiempo que nos mantenemos vigilantes frente a los riesgos. Prestamos especial atención a los socios de la industria sanitaria que están en el centro del trabajo para superar esta crisis mundial.

Los centros de reparación de Olympus se esfuerzan por alcanzar los máximos niveles de higiene con el fin de proteger tanto a nuestros clientes y pacientes como a nuestro personal. Hay tres fases durante el proceso de reparación donde existe un riesgo potencial de infección:

  • Almacén/Entrada
  • Registro
  • Embalaje/Envío

Puesto que no hay garantía de que los instrumentos médicos recibidos en las instalaciones de reparación de Olympus hayan sido adecuadamente limpiados por el operario, desinfectados y/o esterilizados, todos los instrumentos deben tratarse como si estuvieran contaminados durante el proceso de registro. Todo empleado que entre en contacto cercano con los instrumentos y embalajes debe llevar la ropa de protección pertinente.

Como medida de seguridad adicional, es necesario limpiar cualquier embalaje como maletas o incrustaciones, con toallitas desinfectantes. Los envoltorios deben desecharse en contenedores de residuos herméticos para material de riesgo biológico y es necesario escanear y eliminar adecuadamente cualquier papel. Tras desembalar el producto que va a repararse, es obligatoria la limpieza y desinfección en EndoThermo Desinfectadora (ETD) antes de continuar con el procedimiento. Si la condición técnica de un instrumento no permite el proceso de desinfección en una ETD, es necesario limpiar a mano y desinfectar o esterilizar con gas dicho instrumento. Con estos claros pasos que son parte de las más de 60 estándares de higiene obligatorios, pautas de reparación, métodos de inspección y controles de calidad, Olympus garantiza un entorno de trabajo seguro y altos estándares OEM para nuestros instrumentos.

En las instrucciones de uso de Olympus se tienen en cuenta los procesos y las evidencias más recientes para describir el reprocesado del instrumento correspondiente. Por lo tanto, las medidas de seguridad se diseñan para prevenir la transmisión de CUALQUIER microorganismo patógeno desde el instrumento a:

  • El personal del hospital (seguridad del personal).
  • El siguiente paciente (seguridad del paciente).

En las instrucciones de reprocesado de Olympus se asume que, después de cada tratamiento, su instrumento está potencialmente contaminado con una carga elevada de microorganismos de cualquier tipo (incluso los más infecciosos y resistentes) presentes en la materia orgánica. Por lo tanto, los requisitos y las instrucciones de reprocesado garantizan que el reprocesado

  • No solo contra el SARS-CoV-2.
  • No solo durante una pandemia.
  • Después de cada tratamiento/procedimiento.

Además de nuestras instrucciones de uso, siga las directrices, recomendaciones y prácticas recomendadas locales específicas como primera fuente de información.

Las asociaciones sanitarias internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Mundial de Endoscopia (WEO, por sus siglas en inglés) confirman que no es necesario ningún enfoque adicional para el reprocesado de los instrumentos, ya que los coronavirus, incluido el virus del COVID-19 (SARS-CoV-2), se pueden inactivar usando desinfectantes comunes o de acuerdo con procedimientos rutinarios seguros.

Los clientes pueden seguir usando sus instrumentos reutilizables con seguridad si siguen rigurosamente las instrucciones de uso y reprocesado y aplican las prácticas recomendadas para el reprocesado de sus mercados respectivos.

Debido al tamaño y la envoltura relativamente grandes del SARS-CoV-2, es muy propenso a los ataques químicos y físicos. Para su eliminación y también su inactivación, se considera que el lavado de manos con agua y jabón durante unos 20 segundos es una medida muy efectiva. Los desinfectantes para manos, preferiblemente con base de alcohol (isopropanol y etanol), son también muy efectivos, ya que se indica que tienen propiedades virucidas*. Tanto el jabón como el alcohol disuelven la membrana lipídica de la envoltura y el virus se desintegra como un castillo de naipes y queda inactivado. Observe los tiempos de contacto indicados del producto químico y asegúrese de cubrir las manos por completo.

*Clasificados como desinfectantes virucidas «limitados» y «completos»
De acuerdo con las normas EN 14476/EN 17111 o las instituciones nacionales como la Asociación alemana para el control de enfermedades víricas (DVV, por sus siglas en alemán).

Consulte el etiquetado de su desinfectante.
«Propiedades virucidas limitadas*» (= efectivo contra virus con envoltura) o «propiedades virucidas completas*» (= efectivo contra virus con y sin envoltura).
Por lo tanto, incluso los desinfectantes etiquetados como «con propiedades virucidas limitadas» son efectivos contra el SARS-CoV-2.

Llevar equipo de protección individual (EPI) le protege contra la transmisión de patógenos durante el reprocesado. Asegúrese de que el EPI se use correctamente, en especial para prevenir que la mucosa de la boca, la nariz y los ojos entre en contacto con aerosoles/gotitas. Para obtener directrices específicas sobre el EPI adecuado en el caso del COVID-19, así como sobre la colocación y retirada correctas, consulte las directrices nacionales e internacionales como las del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés), la Organización Mundial de Endoscopia (WEO) o la Asociación Europea de Enfermeros y Auxiliares de Gastroenterología y Endoscopia (ESGENA, por sus siglas en inglés).